Historias reales

Sea su propio defensor

Sentado en casa una noche, Tom McCrea notó una pequeña llaga en su pie. Su padre tenía úlceras en el pie debido a la diabetes tipo 2 y finalmente perdió parte de su pie, por lo que Tom comenzó a preocuparse. “También tengo diabetes tipo 2. No dormí nada esa noche”. A la mañana siguiente, fue a ver a su médico. La llaga no era una úlcera causada por la diabetes tipo 2, pero el enfoque proactivo de Tom para controlar su diabetes lo mantiene saludable.

“Es necesario estar al tanto de las cosas. Soy mi propio defensor”, dice. “Si no lo hago, nadie más lo hará por mí”.

La abuela de Tom también tenía diabetes, al igual que su madre. Entonces, cuando le diagnosticaron hace seis años, se tomó la enfermedad en serio desde el principio. Se inscribió en serie de Community Hospital of the Monterey Peninsula’s Diabetes Self-Management, comenzó a tomar clases, se unió a un grupo de apoyo y se reúne con su dietista cada pocos meses. “Hago muchas preguntas, los instructores explican cómo comer de manera más inteligente y mantenerte motivado. En esta comunidad, hay personas que pueden ayudarlo”.

Puedo comer un pequeño trozo de pastel. Si nunca te das el gusto, podrías terminar comiendo en exceso. Tienes que descubrir qué funciona para ti.

Tom aprendió que no necesitaba cambiar todo para estar más saludable, solo necesitaba tomar mejores decisiones. “Dejé de comer tanta basura y en su lugar compro alimentos más saludables”. En las reuniones familiares, se apega a opciones altas en proteínas y come porciones más pequeñas. Una aplicación en su teléfono, My Fitness Pal, lo ayuda a rastrear su comida y a contar calorías. “Puedo comer un pequeño trozo de pastel. Si nunca te das el gusto, podrías terminar comiendo en exceso. Tienes que descubrir qué funciona para ti”.

También camina de tres a cuatro millas todos los días, llevando consigo a sus jóvenes sobrinas y sobrinos. “Les explico que la diabetes es genética y que ellos también pueden contraerla si no comen bien”. Un FitBit lo ayuda a mantenerlo motivado para dar más pasos todos los días. Pequeños cambios diarios ayudaron a Tom a perder casi 60 libras y bajar su puntaje de A1C de 7 a 5.7. “Me retiraron la metformina durante los últimos meses porque mis niveles de azúcar en la sangre han sido realmente buenos”.

Si retrocedo, solo me ayuda a recordar que no puedo darme por vencido. Tienes que prepararte para los reveses y aprender de ellos.

Sin embargo, no todo ha sido fácil. Tom necesitaba un reemplazo de cadera en 2019, por lo que no pudo caminar mucho por un tiempo. Desarrolló úlceras diabéticas y recuperó parte del peso que había perdido. El equipo de atención de heridas del Hospital Comunitario de la Península de Monterey ayudó a cuidar sus pies y Tom se mantuvo atento a sus objetivos. Sabía que si perdía peso antes, podría volver a hacerlo. “Si retrocedo, solo me ayuda a recordar que no puedo darme por vencido. Tienes que prepararte para los reveses y aprender de ellos”.

Volver al buen camino no fue difícil, dice. “Es solo cuestión de comer un poco más sano y hacer algo de ejercicio. No se necesita mucho, pero hace una gran diferencia”.

¿CUÁL ES SU RIESGO?

Descubra si La Bestia lo está molestando.