Historias reales

CJ se hace cargo

Con un peso de 10 libras al nacer, CJ Euresti fue “siempre un niño grande”, dice su padre. Cuando cumplió 13 años, CJ pesaba 287 libras. “Sí, pesaba mucho, pero el aumento de peso fue gradual. No nos dimos cuenta de lo mal que se había vuelto”.

A CJ le dolían las rodillas debido a su peso y desarrolló asma, por lo que fue difícil mantenerse físicamente activo. Fue educado en casa debido a un trastorno de ansiedad y los medicamentos recetados aumentaron su apetito. Finalmente, desarrolló acantosis nigricans, las líneas oscuras en el cuello y otros pliegues en la piel que pueden ser una señal temprana de diabetes.

Y en 2019, un análisis de sangre en el consultorio del pediatra lo confirmó: CJ tenía una puntuación de A1C del 7% y un diagnóstico confirmado de diabetes tipo 2.

Referido al Salinas Valley Diabetes Center, a CJ se le recetó metformina, el medicamento oral para mantener bajo control el azúcar en la sangre. Pero la mamá de CJ dijo que no: “Vamos a hacer esto a través de la dieta y el ejercicio”. Tanto mamá como papá fueron diagnosticados con diabetes hace años y ya habían eliminado la mayoría de los carbohidratos y el azúcar de sus dietas. “Cuando descubrimos que CJ también iba a ser diabético, comenzamos a hacer más cambios”.

Tanto mamá como papá fueron diagnosticados con diabetes hace años y ya habían eliminado la mayoría de los carbohidratos y el azúcar de sus dietas. "Cuando descubrimos que CJ también iba a ser diabético, comenzamos a hacer más cambios".

AJUSTE DE LA DIETA DE CJ

CJ y sus padres hablaron con el dietista del centro. Ella le dijo: “No es tanto lo que come, sino la cantidad que come”. CJ aprendió a disminuir el tamaño de las porciones lentamente, primero un cuarto, luego un tercio, luego a la mitad a medida que su apetito se ajustaba. También disminuyó sus carbohidratos al disminuir las tortillas y comer hamburguesas sin el pan. Dejó los refrescos y el jugo de frutas, y en su lugar bebió agua. Cuando la familia cenaba pizza, él disfrutaba de una porción en lugar de dos o tres. El nutricionista de CJ dijo: “No estamos diciendo que no se pueda comer pizza. De vez en cuando está bien, pero la moderación es la clave”.

AÑADIR EJERCICIO

CJ y su papá comenzaron a ir más al parque para lanzar canastas y patear una pelota. Y CJ empezó a perder peso. Fijó una meta de 270, y cuando la acertó, estableció una nueva meta. Luego llegó la pandemia de COVID-19 y su familia necesitó refugiarse en su hogar. Sus padres compraron un juego de pesas y CJ hacía ejercicio en casa una o dos veces al día. “Luego empezó a perder peso rápidamente y bajó a 240”, dice su padre.

Sin embargo, después de perder 30 libras, CJ dejó de perder peso sin importar lo que hiciera. “Eso pasa”, le dijo su dietista. “Llegará a una meseta. No se preocupe y no se mate de hambre. Siga haciendo lo que está haciendo y su cuerpo se adaptará. Si pierde una o dos libras por semana, está bien. Es un proceso gradual”.

Pronto, CJ comenzó a perder peso nuevamente. Diez meses después de su diagnóstico, ha bajado a 209 libras. Él también ha crecido algunos centímetros, se estiró hasta 5’9″, todavía es un chico grande, pero saludable. Y su puntaje de A1C más reciente es 5.4%. Debido a que la diabetes tipo 2 se diagnostica mediante un resultado de prueba de 6.5% o más, eso significa que CJ ha puesto su diabetes en remisión.

Sus padres compraron un juego de pesas y CJ hacía ejercicio en casa una o dos veces al día. “Luego empezó a perder peso rápidamente y bajó a 240”, dice su padre.

CJ SE HACE CARGO

Cuanto mejor se siente CJ, más quiere seguir adelante. Su asma y migrañas han desaparecido y su diabetes está en remisión.  Tiene más energía. “Siempre se está moviendo”, dice su padre. Inspirado en los videos de YouTube de Eddie Hall, el hombre más fuerte del mundo, CJ levanta pesas una o dos veces durante media hora todos los días. No puede ir al gimnasio hasta que termine la pandemia, así que CJ les pidió a sus padres un saco de boxeo y más pesas. “Cuando come, hace ejercicio para quemar calorías. A veces se excede”, dice su papá. “Le decimos que no necesita levantar peso todos los días, pero quiere alcanzar los 180”.

Y cuando CJ cumpla 14 años en el otoño, dice que ya no quiere educación en el hogar. Quiere ir a la escuela secundaria con los otros niños de su edad. Él está listo.

 

CJ participó en el Programa de Bienestar Pedriátrico de Community Health Innovations, el cual es patrocinado por un subsidio de Montage Health Foundation. Para aprender más acerca de este y otros programas, vaya a nuestra página de Programas y Recursos.

¿CUÁL ES SU RIESGO?

Descubra si La Bestia lo está molestando.